Skip to content Skip to footer

Nuestra experiencia en el ICF Canoe Ocean Racing World Championships

EL CAMINO HACIA EL CAMPEONATO DEL MUNDO DE SURFSKI

Hace unos cuatro años se empezó a rumorear la posibilidad de que el Campeonato del Mundo de 2023 fuera en Australia. Esto nos hizo soñar con intentar estar presentes en la cuna del surfski. Para mi era un sueño lejano que me generaba mucha ilusión.

Durante ese tiempo, seguimos entrenando y poniendo la mirada en lo que se nos presentaba inmediatamente cada temporada.

Llegó 2022 y con él algunos retos bonitos, como el Campeonato de Europa en Cerdeña y el Mundial en Portugal. A este último acudimos con un equipo relativamente joven y pudimos comprobar cómo estaba el nivel internacional después del parón que supuso la pandemia, periodo en el que habían desaparecido muchas competiciones internacionales.

Una temporada muy larga

Cuando afrontas una temporada en septiembre, sabiendo que existe un mundial en diciembre del año siguiente pero primero debes clasificarte para el equipo nacional en julio (porque es la única vía que entiendes para participar con ciertas garantías de nivel deportivo) tienes una sensación de que vas a correr una larga maratón.

Pero como todo es empezar, comenzamos con una buena salida: arrancando el barco con energía en busca de la mejor velocidad de crucero.

Octubre, Noviembre y Diciembre de 2022 fueron meses de pretemporada con acondicionamiento físico general y un buen nivel de volumen. Particularmente, en Gran Canaria, los palistas no tienen mucho tiempo para entrenar. Puede que sea el clima, el rasgo de personalidad de los canarios, que tenemos mucha vida social o el estilo de nuestro club en el que entrenar está bien, pero hay más vida.

Enero, Febrero y Marzo fueron meses de calidad y de empezar a competir. La Eurochallenge fue la primera prueba internacional grande y nos sirvió para situarnos ante un downwind de buena distancia y una participación variada de palistas de buen nivel. Nos motivó mucho para afrontar la segunda parte de la temporada y encarar el objetivo principal: clasificar para el Mundial de Australia.

Creo que nunca tuvimos la sensación de que íbamos a ir, pero sí las ganas de querer formar parte del equipo nacional. Llegó el momento y, no sé si fue mi percepción o la del resto de equipo, pero la III Copa de España que se disputó en Candas fue uno de los momentos con más nervios que he vivido en una competición. Durante aquellos días intentábamos no hablar mucho de lo que podía suponer conseguir alguna de las plazas, nos centramos en preparar la estrategia de competición y teníamos muy presente que debíamos dar nuestro 110% para que saliese la mejor regata que pudiéramos culminar.

Recuerdo con emoción estar en lo alto del muelle de Candás y ver llegar a los palistas de Gran Canaria entre los dos primeros puestos de su categoría. De las 12 plazas que había en juego para ser parte de la Selección, Gran Canaria obtuvo 8 y así cumplimos el sueño de hacer realidad nuestra participación en Australia con la Selección Española.

Reproducir vídeo

Cómo mantener la motivación tres meses más

Siempre he sido de celebrar las cosas que se consiguen. Y cómo esto no era para menos, nos tomamos un pequeño descanso para encarar el Campeonato de España que nos abría las puertas de nuestro último objetivo de la temporada: el viaje a Australia.

Le damos mucha importancia al Campeonato de España porque es prácticamente la única competición a la que vamos con todo el equipo, desde Infantiles a Sénior. Es el final de temporada y, para quienes luego tienen que continuar, nos gusta que tengan un buen rendimiento para que sigan entrenando motivados hasta la última prueba.

Trás conseguir, un año más, el Campeonato Nacional por clubes nos debatíamos entre dos sensaciones: la alegría de haber culminado una temporada nacional exitosa y la necesidad de sacar nuevas energías para afrontar el Campeonato del Mundo en tres meses. De alguna manera era como empezar una nueva temporada sin haber descansado de la anterior.

Pero era Australia, iba a ser una experiencia única en la vida y, como ya dije al principio, todo es empezar.

El equipo fue clave una vez más y los doce palistas de Gran Canaria que afrontábamos la preparación nos reunimos y le dimos un pequeño cambio a la planificación y la metodología de entrenamiento.

Nos centramos en entrenar siempre con alguien, utilizar los downwinds para sumar kilómetros cada semana (saliese o no viento) y amenizar las sesiones con series un poco más diversas. Creo que el equipo entrenó muy bien teniendo en cuenta que acumulábamos, en ese momento, más de un año seguido entrenando y que en todo el club sólo había doce personas entrenando a ese nivel, el resto estaba en pretemporada.

Aterrizar en Australia fue emocionante. Vivir la WA Week Race fue increíble. Estar rodeados de lo mejor del surfski en el tiempo y en el mundo fue muy enriquecedor. Y tal vez un poquito intimidante.

Welcome to Australia!

La vida en Perth era algo parecido, pero diferente. Nos costó varios días acostumbrar el cuerpo a las ocho horas de diferencia respecto a Canarias. Amanecía a las 5 de la mañana y anochecía a las 7 de la tarde. Era como si nos hubiesen regalado 3 horas de sol más al día. De repente, volvimos a un verano caluroso, similar al mes de Agosto o Septiembre en Canarias.

El entorno tan cuidado y las inmensas playas amarillas con aguas turquesas nos hipnotizaban. En nuestro día a día, mantuvimos unos horarios similares a España, a excepción de los almuerzos y cenas que los adelantamos un par de horas para intentar acostarnos temprano y compensar el jet-lag.

Cada día intentábamos entrenar a media mañana aunque dependíamos de la disponibilidad de los barcos, ya que en un lugar tan lejano tardas como uno o dos días en tener el material preparado. La mayoría del equipo participó en ‘The Doctor’ el sábado, para entrar en calor de cara al mundial y para cumplir un check en la lista de todo piragüista participando en esta mítica carrera.

Echando la vista atrás, si que es cierto que no fue la mejor competición que hicieron ya que muchos de ellos aún no se habían adaptado al jet-lag y no acabaron con buenas sensaciones.

Una vez dejado el tiempo necesario a los deportistas para recuperarse de esta competición afrontamos mentalmente el mundial en SS1 que, con el adelanto al jueves, dos días antes de lo previsto, se presentaba como una competición muy atractiva y con fantásticas condiciones de ola y viento.

Un gran resultado

Teniendo en cuenta el histórico de resultados de España en los Campeonatos del Mundo de Surfski y tomando como referencia el último mundial en Portugal, creo que se han conseguido los mejores resultados que ha obtenido España hasta la fecha. Aún más si consideramos que esta ha sido la edición con más nivel de las realizadas en la historia del surfski.

A nivel individual, los palistas españoles rindieron muy bien y lucharon mano a mano con palistas de otros países que tienen mucha experiencia. Creo que hay que ser conscientes de que en este, al igual que en otras modalidades olímpicas, hay un porcentaje de deportistas internacionales que son auténticos profesionales y que llevan muchos años dedicados al entrenamiento específico. Este no es nuestro caso en concreto y, sin embargo, podemos decir que fuimos muy competitivos.

En dobles, la suma de dos palistas con buen nivel fue la fórmula perfecta para conseguir estar en tres podios y ganar a los mejores. No se como debe ser escalar la cima más alta del mundo y divisar el horizonte, pero de alguna manera creo que ya tenemos una visión completa del surfski mundial. Ya podemos decir que hemos competido con todos los países referentes mundiales, conocemos los minutos que tenemos por delante para empezar a restar segundos y acercarnos a los podiums individuales.

La ruta está clara: ¡Especificidad, mar, olas, viento y salitre! Sigamos adentrándonos en el océano para impregnarnos de él y volar entre las olas.

Lara Cellier y Jorge Enríquez, plata en Junior y Sub23 SS2
Judit Vergés y Walter Bouzan, Campeones del Mundo SS2 2023 en el ICF CANOE OCEAN RACING WORLD CHAMPIONSHIPS
Lara Cellier, medalla de plata en el Campeonato del Mundo de Surfski 2023

 

Jemma Smith, la rutina de una campeona

Durante los días que se celebraba la WA Race Week pude asistir a uno de los eventos paralelos en el que Jemma Smith hablaba sobre su rutina de entrenamiento. Percibí que tenía las cosas muy claras y un alto autoconocimiento, una buena característica para un deportista de alto nivel.

Nos contó que su básico es entrenar dos veces al día; una primera sesión antes de las 7 de la mañana y una segunda al salir de trabajar. No dio muchos detalles de sus entrenamientos pero dejó entrever que también incluía un importante volumen de trabajo en seco. Me resultó interesante que destacó como imprescindibles los momentos de descanso que se tomaba después de una competición. Es sagrado para ella descansar por completo uno o dos días después de una competición importante.

Australia: el deporte como forma de vida

Cuando llegué a Perth alucinaba con que había un club de Salvamento Deportivo cada 5 kilómetros con instalaciones de última generación, grandes hangares para guardar las piraguas y las tablas de salvamento, varias embarcaciones a motor y las traineras que allí usan para competir. Además de vestuarios que podría considerar de lujo y gimnasios de ensueño. Y esto se repetía cada 5 km. Las cuotas de socios eran muy asequibles, rondando los 60€.

Pude ver alguna competición de Salvamento y como los niños de 6 años empiezan en este deporte con juegos de arena relacionados con las postas. También entrando en el agua nadando y con nippers. Los fines de semana por la mañana se celebraban competiciones de todas las edades.

Algo que me llamó mucho la atención fue el sistema de seguridad y arbitraje, aparentemente fiable y sencillo, en el que todo funcionaba por track. Cada árbitro llevaba una tablet en la que veían la posición de cada palista, sin tener que ver el dorsal. Cada vez que un palista cruzaba la línea de meta aparecía su posición y el tiempo. No sé qué hubiera pasado si hubiese fallado el track porque no había nadie tomando tiempos manualmente. Imagino que confían mucho en el sistema que usan.

Respecto a la competición, me sorprendió que todas las salidas fueran desde agua y me gustó mucho lo vistosas que eran las llegadas, con más de 30 banderas en la arena acompañando los metros de carrera que, por cierto, me parecieron un poco largos.

Reconozco que sentí algo de envidia al ver lo sumamente cuidados y mantenidos que estaban los espacios públicos. Áreas verdes extensas y limpias, playas impolutas, naturaleza integrada y respetada, calles ordenadas y mantenidas. Baños públicos cada pocos km, limpios ¡y con papel higiénico!. Planchas públicas para hacerte de comer en áreas de picnics en la playa, con mesas y bancos. Mucho sitio para aparcar en la calle.

Por otro lado pudimos ver que eran muy estrictos con la normativa de tráfico, las multas eran muy elevadas y la gente respetaba al milímetro la velocidad. La vida allí no me pareció tan cara como esperaba. Será porque vengo de unos de los lugares más caros de España. Si que es cierto que había que pagar hasta por el hielo de los refrescos. Disfruté mucho de las interminables avenidas para correr, de más de 30 kilómetros y con mucha afluencia de gente haciendo deporte.

Me queda volver para conocer los rincones del país con la naturaleza más salvaje y sin apenas rastro humano.

Instalaciones del Club de Salvamento Sorrento de Australia
Instalaciones del Club de Salvamento Sorrento de Australia
Esteban Medina y Chloe Bunnet antes de su participación en el Campeonato del Mundo de Surfski 2023
Sara Marti en las playas de la Bahia de Sorrento, sede del Campeonato del Mundo de Surfski 2023
Sara y Chloe en Australia
Comparte el post:

Suscríbete a nuestra Newsletter

Distribuidor oficial de las mejores marcas de surfski

ven a palear con livingsea

El lugar de referencia de palistas de todo el mundo que te ofrece todo lo que necesitas para la practica de surfski

 De lunes a viernes
 De 10:00 a 15:00
  info@livingsea.es
  +34 691 597 021

Close